google
Europa rechaza la propuesta de una «tasa Google» rebajada
5 diciembre, 2018
funcionarios
Los funcionarios vascos cobrarán el 100 % del sueldo desde el primer día de baja
5 diciembre, 2018
Show all

El notario valora los poderes de representación especiales

notario

Corresponde al notario que autoriza una escritura de otorgamiento de poder de representación especial la valoración de que son suficientes las facultades de representación dadas por una persona o sociedad para que se pueda realizar en su nombre unas acciones concretas o referidas a un bien u objeto determinado, sin que el registrador pueda revisar dicho juicio de suficiencia, en la medida en que resulte congruente con el contenido del título al que se refiere.

Así, lo establece el Tribunal Supremo, en sentencia de 20 de noviembre de 2018, que rechaza la calificación registral que exige que se haga constar en la reseña notarial los datos del poderdante en el caso de un poder especial no inscribible en Registro Mercantil.

Para emitir ese juicio de suficiencia, el notario debe examinar la existencia, validez y vigencia del poder del que resulta la legitimación. Y en la escritura o el titulo otorgado, el notario debe dejar constancia expresa de que ha cumplido esa obligación, es decir, que ha comprobado la validez y vigencia del poder, además de realizar una “reseña identificativa del documento auténtico que se le haya aportado para acreditar la representación alegada”.

En el caso de que se trate de un poder conferido por una sociedad mercantil que no consta inscrito, el notario autorizante debe, bajo su responsabilidad, calificar de forma rigurosa la validez y vigencia del poder otorgado.

Además, debe dejar constancia de que ha desarrollado tal actuación, de forma que la reseña del documento auténtico del que resulta la representación exprese las circunstancias que, a juicio del notario, justifican la validez y vigencia del poder en ejercicio del cual interviene el apoderado, ya se trate de un poder general no inscrito, ya de un poder especial.

Fuente: El Economista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com